Etnias, razas, tribus y otros conflictos léxicos

(OPINIÓN)

Estaba leyendo tranquilamente un artículo sobre la suspensión en Darfur (Sudán) de las investigaciones de la Corte Penal Internacional cuando en el párrafo cuarto me encuentro esto: “El conflicto de Darfur se remonta a 2003, cuando los rebeldes de etnia africana negra […]”. Un momento, “¿etnia africana negra?” Pero, ¿eso existe?

¿Qué es una etnia? ¿Qué es una raza? ¿Y una tribu? Muchas veces estos términos son utilizados como si fueran sinónimos. Pero, ¿lo son? Se trata de un debate muy arduo, espinoso y abstracto. Pero cuando alguno de estos términos se materializa para explicar una realidad, como un conflicto en África, por ejemplo, da lugar a miles de equívocos. El peor de todos: la explicación que recibimos de qué está ocurriendo en un país –>

central_african_republic_

República Centroafricana. / ERIC FEFERBERG/AFP/Getty Images

Ejemplo simple: País A comienza una guerra. Son las etnias X e Y que no se llevan bien así que cogen los machetes (que como son pobres no tienen para otra cosa), -venga vale, también las kalachnikov que sino no es realista-  y empiezan a cortarse cabezas y a disparar como si no hubiera un mañana porque oye, son etnias diferentes e incuestionablemente se odian desde hace milenios. Y aquí se termina la historia. Todos sentimos que entendemos lo que ocurre, lamentamos que pertenezcan a una etnia (nosotros no tenemos esa desdicha) y cerramos el periódico -o la pestaña, que está más de actualidad- sin esperar la próxima noticia -porque nos da igual- que será sobre la ONU que decide enviar a sus cascos azules al terreno y sobre algún amigo de esos países, como F, para poner orden. Ellos son demasiado primitivos para hacerlo. Son de raza negra, son etnias, son tribus.

La palabra raza esta caducada. ¿Qué significa? Que a día de hoy no tiene ningún sentido. No tiene ningún sentido diferenciar a los “negros”, “blancos”, “amarillos” y “rojos” como razas diferentes porque sencillamente no lo somos. Solamente somos una sola y única raza procedente de África y cuyas diferencias comenzaron a aparecer cuando se desplazó por los diferentes puntos del Globo y se fue adaptando al clima y al ecosistema. También con el mestizaje. Según señala Cavalli Sforza[1]las poblaciones llamadas blancas resultaron de mezclas entre poblaciones asiáticas y africanas”. ¿Cómo se te queda el cuerpo?

Quien se quede convencido o ya lo sepa puede saltar al siguiente párrafo pero si el anterior no te convence aquí van más datos: El término raza surgió en el siglo XVIII y hasta mitad del XX, cuando se intentó clasificar a los seres humanos en razas. Sin embargo, desde mitad de los ’70 el concepto de raza se ha expulsado de la antropología (física y biológica) “porque no es urazasn concepto científico ni sirve para explicar nada”[2]. Si atendemos al análisis genético de los individuos, los genes dominantes de una población no se transmiten de manera compacta, sino como rasgos sueltos, recombinables y que pueden pasar de una población a otra. “En nuestra especie [homo sapiens sapiens] no hay razas. Un chihuahua blanco y un chihuahua negro no son de distinta raza”[3].

El concepto de raza debería de desecharse de manera automática, debería darnos hasta ‘bergüenza’ utilizarlo como si de una falta de ortografía se tratara -o peor por lo que ello supone-. Pero no, ahí sigue, la palabra raza goza de plena vigencia en nuestro lenguaje cotidiano, así como en los medios de comunicación.

Etnia no es más que un eufemismo para sustituir la palabra tribu. Aunque este concepto también es considerado como un “sucedáneo o un remedo edulcorado del de raza[4]. Al hablar de etnia se pretende hacer referencia a rasgos culturales aunque también se hace alusión a rasgos físicos como el color de la piel. La palabra etnia se utiliza muchísimo al referirnos al continente africano. Y, por otro lado, existen hasta los supuestos conflictos étnicos como si el factor etnia fuera el primero y a veces exclusivo. Que el país sea rico en un mineral estratégico para occidente, que sus gobiernos pretendan utilizar la identidad para buscar aliados y mantenerse en el poder, que cuando los colonizadores llegamos al continente y nos inventamos que los bajos eran peores que los más altos y los bautizáramos X e Y cuando entre ellos se sentían igual. Para explicar el conflicto eso no cuenta, no es importante… No se puede negar la importancia de la etnia en África, la tiene, y mucho, pero hablar de conflictos étnicos sin más, no, por favor.

Hablando de eufemismos: decir: ‘persona de color’ cuando sería simplemente: ‘negro’, decir: ‘los pobres negritos de la valla de Melilla’ cuando hay que decir: ‘se me cae la cara de vergüenza cuando veo cómo se trata a las personas en la frontera Sur de Europa’. Esas fronteras…. genéticas…

masais REUTERS Thomas Mukoya

Masais, la “etnia” más popular de África. / REUTERS/Thomas Mukoya

Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. Y es que aunque yo también utilice de manera errónea estos conceptos, luego suelo ser muy crítica con el uso de los términos raza, etnia  y tribu. El término tribu me recuerda a cuando para hablar de un pueblo se utiliza aldea/poblado o para hablar de una casa se utiliza choza/cabaña. Para nosotros, los hispanohablantes, estos términos representan “subdesarrollo” y nos hacen mirar a África como si estuviéramos por encima de ellos. Es por ello, y por el imaginario colectivo que supone usar estas palabras, que, en mi opinión, estos términos no deberían de utilizarse. Visto lo visto. Al menos si queremos promover una mirada digna a este continente. Para mi, sería más adecuado utilizar la palabra que expresa lo que es cotidiano para nosotros de manera sinónima a lo que es cotidiano en el continente africano, (aunque para nosotros no lo sea). Al fin y al cabo, una aldea/poblado es un pueblo, una choza/cabaña es una casa. A su manera, a nuestra manera, pero son lo mismo.

¿Y qué pasa con el término etnia? Es un término que también critico porque nos hace pensar en tribus, en algo retrógrado, anticuado. Y, por otro lado, por el modo de usarse nos olvidamos de que nosotros también pertenecemos a una etnia, que en España hay diferentes etnias. Para mi etnia sería sinónimo de nación. Lo que pasa es que los señores que inventaron lo de Estado-nación hacen que hablar de nación para hablar de una parte de un país/Estado sea confuso. Al menos a día de hoy… Sigamos entonces utilizando etnia pues se nos agotan las opciones. Eso sí, con cuidado… Porque, volviendo a por donde empecé, a lo que desencadenó todo esto: ¿Existe la “etnia africana negra”? ¿No sería más simple decir sencillamente “población negra”?


[1] CAVALLI-SFORZA, L.L., Genes, pueblos y lenguas. Crítica. Barcelona, 1997.

[2] GÓMEZ GARCÍA, P., “Las ilusiones de la ‘identidad’. La etnia como seudoconcepto” EN Gazeta de Antropología, Nº 14, 1998, Artículo 12.

[3] Idem. Pág. 4.

[4] GARCÍA MARTÍNEZ, A., “A vueltas con la etnicidad: ¿de qué sirve el concepto de ‘etnia’?” EN Revista Educatio, Nº 22, 2004. pp. 139-156.

Anuncios
Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: