Dakar o el Gran Villaricos

La primera impresión es similar a cuando llevas mucho tiempo viendo en fotos la torre Eiffel o imágenes míticas similares en fotos, vídeos y postales. Una vez la ves piensas, “eres igualita a las fotos”, con la diferencia de que en ese momento tú estás dentro de esa fotografía. Con Dakar, la capital de Senegal, me ha ocurrido algo similar. Mi imagen preconcebida es prácticamente lo que he encontrado aquí y en cierta medida me resulta familiar. (Creo que en otra vida fui africana y vivía en una zona costera del África Occidental).

Mis vacaciones, sobre todo de niña, las he pasado casi siempre en Villaricos. Es una pedanía costera de Cuevas de Almanzora, un pueblo de Almería cercano a Mojacar, Garrucha, Palomares, Vera… Cuando llegaba el buen tiempo y las vacaciones en el mes de junio esperaba ansiosa el momento de viajar a Villaricos. (Aunque admito que tuve temporadas en que soñaba todo el año con volver a este lugar).

Cuando llegas a Villaricos y abres la puerta del coche la humedad te invade de pronto todo el cuerpo. Era la manera en que el mar te daba la bienvenida. Cuando llegué a Dakar y salí del avión ocurrió lo mismo.

Me recogieron en el aeropuerto y nos dirigimos a la casa en la que soy acogida durante mi estancia en esta ciudad. Los edificios que vi durante el recorrido también me recordaban a mi querido pueblecito veraniego, eso sí, inmensamente más grande. Al entrar a la casa el olor también fue familiar. Y más aún cuando abrí el armario y las tablas tenían el olor a vieja madera húmeda. Para mi, un olor maravilloso.

La casa en la que viviré en Dakar es un tercero. La casa es sencilla, plenamente occidental, así que si la describo estaré describiendo una casa “normal y corriente”. Algo que si la diferencia de las españolas son mis vecinos de la cuarta planta (de la terraza). No los he contado, pero serán unos 7 u 8 corderos a los que se escucha golpear el suelo y balar de tanto en cuando. Les voy a llamar Ana, Ester, Isabel, Marta, Rebeca y Andrés, pues sin contar que mis hermanos no balan (de momento) los ruidos son similares a cuando la lían en casa y andan de un lado a otro a altas horas de la madrugada, y yo intento dormir en el piso de abajo.

 

Estas son algunas de las cosas que me han resultado familiares en esta ciudad pero Dakar y otros lugares en los que estaré en Senegal tienen muchísimas cosas diferentes, claros indicadores de que estás en África. Son todas esas cosas las que os iré contando en este blog.

Este espacio lo quiero dedicar especialmente a mi familia y amigos con la intención de acercarles lo cotidiano de este continente y que descubran que muchas de las cosas que nos llegan sobre África son estereotipos. De esta manera pretendo mostrar de una manera cercana algunas realidades de los lugares en los que estaré los próximos tres meses: Dakar (la capital de Senegal), Kolda (al sur de Senegal) y St. Louis (al norte de Senegal).

Ante cualquier curiosidad o interés que os surja me gustaría que me la preguntarais, hicierais comentarios o me plantearais  temas concretos de los que queráis saber, para ir dándoles cabida a través de este blog.

Dar las gracias a Cristina Alejos Cañada, la artista que me ha prestado la imagen para el blog, un cuadro llamado “El árbol africano” y que representa a un baobab, característico de algunas zonas de África (en Senegal los hay).

Así, y sin más dilación, corto la cinta roja y queda inaugurado “Cuentos para Julia”. Espero que sea de vuestro interés y os incite a la curiosidad para conocer África más allá de la malaria, los conflictos y las hambrunas.

Anuncios
Categorías: Uncategorized | 6 comentarios

Navegador de artículos

6 pensamientos en “Dakar o el Gran Villaricos

  1. Concha Turón

    En hora buena María por llegar a conseguir parte de tus sueños. Durante este tiempo de estancia tuya en tan embrujado país, seras nuestros ojos, nuestro oídos, olfato..aprovecha guapa. Concha Turón.

    Me gusta

  2. Hola Julia. Me alegro de que te sirva la foto. Este cuadro lo tiene mi hermana, asi que no problem!

    Yo conocí senegal en 2009, diciembre, pero no he podido volver. Así que me apunto tu blog para seguir conociendo mejor las ciudades y cultura. Yo estuve un mes y solo al final empecé a conocer un poco más.

    Supongo que estás allí por algún estudio, beca o algo, ¿O qué es lo que te ha levado hasta allí?

    Si necesitas algo me lo dices, yo tengo familia en Dakar.

    Te dejo un par de enlaces:

    http://www.pinturayartistas.com/fotos-gratis-senegal/

    http://www.pinturayartistas.com/artistas-en-la-isla-de-goree/

    Fotos libres 😉

    Me gusta

    • María Rodríguez (@MariaRgez)

      Hola Cristina, agradecerte una vez más que me hayas prestado la imagen del baobab y muchas gracias por tu ofrecimiento a echarme una mano si lo necesito.

      En cuanto a tus preguntas, estoy aquí en Senegal realizando las prácticas que me quedan para acabar el máster que estado haciendo este año en Madrid de Relaciones Internacionales y Estudios Africanos.

      Lo que me ha llevado hasta aquí ha sido lo que yo llamaba “mi amor ciego” hacia África porque no había estado nunca y que ahora ya no es ciego. Soy licenciada en periodismo así que mi idea es, una vez acabe el máster, regresar a África (aún no sé el destino exacto) y trabajar como periodista freelance especializada en este maravilloso continente.

      Un abrazo 🙂

      Me gusta

  3. Cuenta con unos oídos o ojos que te escucharán o leerán según el papel lo indique.
    Tu proyecto, es muy bonito. Y te sentirás muy orgullosa de realizarlo.
    Que tengas muy buena suerte y seas feliz realizándolo.
    Encantada de conocerte.
    Un abrazo de Carlota, alumna entre comillas de Cristina.

    Me gusta

  4. Me gustaría ver una “radiografía” de Dakar y de Senegal. De dónde viene y a dónde va.

    Me gusta

  5. Araceli

    Qué lujo ver a alguien tan feliz con lo que está haciendo y que, además, nos vaya relatando lo que ve por ese continente tan espléndido y tan lleno de cicatrices. Me gusta mucho tu forma de pensar. Somos todos exactamente iguales en nuestros aciertos y en nuestras miserias. Yo también sueño con vivir en África pero me he (mal)conformado con tener un pedacito de ella conmigo: mi niña congoleña. Toda fuego!
    Te admiro y te deseo la mayor suerte del mundo…
    Araceli

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: